lunes, 29 de abril de 2013

A veces, la vida huele asi.

Todo aquello que una vez me rodeó, todo aquello que hasta un punto fue mi vida cotidiana, ahora se siente tan lejano. Amigos, situaciones, encuentros, caminos... Hoy mi vida es casi completamente diferente y lo que me queda de eso es el recuerdo...
Puede sonar demás dramático, pero así me siento... siento que soy una persona distinta a la que era, con otras cosas que pensar y prioridades completamente diferentes... a muchos amigos los extraño, pero estando aqui casi puedo creer que no me han hecho falta, y debido a otras cosas tambien podria creer que lo mismo sienten esas personas.
Te hace reflexionar mucho mas sobre lo efímero y banal de ese tipo de cosas, televisión, una computadora, ropa, accesorios, maquillaje, etc... Te despiertas cada día con el mero propósito de sobrevivir sin volverte loca en el intento... de no endeudarte mas, de comer bien, de salir adelante y seguir sin parar, porque dijo Confucio, "No importa cuan lento vayas, mientras no te detengas" Ese es el propósito de mi día a día. Por ahora.